31/12/2021

¿Y si lo que creíamos normal, no lo es tanto?

¿Por qué solo cuesta 5 €? Esta es la pregunta que deberías hacerte al comprar en una gran marca o cadena. El precio es realmente barato, sí. ¿Pero te has parado a pensar qué coste tiene para las personas que lo producen y para el medio ambiente? Posiblemente no. [email protected], no eres la única.

En muchas ocasiones, detrás de una camiseta de 5 € hay explotación laboral, producción en masa, materiales no respetuosos con el medio ambiente y desigualdades sociales en la otra punta del mundo. Y he puesto en muchas ocasiones, pero me atrevería a decir siempre. Porque una camiseta de 5 € es imposible que cubra los gastos de un sueldo digno, buenos materiales y prácticas responsables con nuestro planeta. 

La industria de la moda, en la que se nos considera incluidos como marca de complementos, mueve cada año 2,2 billones de euros a nivel mundial y se espera que su tamaño siga creciendo en los próximos años. ¿Pero cómo podemos dejar que siga creciendo? Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), la industria textil provoca el 10% de las emisiones de carbono en el mundo y el 20% de las aguas residuales. ¿Cómo dejar que estos números sigan en aumento?

Quizá ha llegado el momento de que empecemos a cuestionarnos estos precios en lugar de sorprendernos cuando un artesano nos pide 35 € por una camiseta producida de forma responsable. Las grandes cadenas nos han empujado a normalizar lo que no es normal: Precios bajísimos, uniformidad y consumismo. Pero está en nuestras manos, incluidas las tuyas, darle el valor que merece a cada producto. 

Sabemos que no parece fácil, pero si miras a tu alrededor encontrarás marcas comprometidas, que ofrecen productos únicos, hechos de forma local y a pequeña escala. Y aunque los precios puedan parecerte menos atractivos, apoyándolas formaras parte de un movimiento que intenta revolucionar la industria de la moda y conseguir que esta sea, entre otras cosas, respetuosa con el medio ambiente. Un movimiento conocido como moda slow.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *